Archivos por autor | Nieves Corral

La memoria audiovisual de Auschwitz

Hola amig@s, este post me gustaría dedicarlo a recordar que en el día de hoy, 27 de enero de 2019, se cumplen 74 años desde que el Ejército Soviético libera el campo de concentración nazi de Auschwitz. Y es que ya lo decía Marco Tulio Cicerón: “El cultivo de la memoria es tan necesario como el alimento para el cuerpo”. Aunque algunos se empeñan en borrarla cada día, a través de sus discursos banos, frívolos, triviales y huecos, pero no es ningún secreto que “La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados” (Jean Paul).

No hace falta describir con niveles minuciosos de detalle qué se hacía en cada uno de esos tenebrosos campos, pues la Historia de la Humanidad se ha encargado de transmitirnos, en líneas generales, todas las barbaridades que pasaban por la cabeza de aquellas aberraciones de la naturaleza. Aquellas aberraciones que fueron capaces de perpetrar de forma vil y rastrera crímenes de lesa humanidad, y que todavía ponen en duda muchos revisionistas de la historia, pero que dejaron si no miles, millones, de víctimas, tanto física, psicológica y emocionalmente (difícilmente cuantificables en realidad). Y construyeron estos campos por doquier, por allá por donde pasaban, tanto en Alemania, Polonia, Rumanía, Italia…

Realmente quienes no estábamos allí, no conocemos de primera mano el día a día que fluctuaba por aquellos “campos de la muerte”, a los que se llegaba en trenes que tenían el beneplácito de la Iglesia Católica y en los cuales se asesinaba, se experimentaba y se explotaba a seres humanos a través de múltiples técnicas despreciables y miserables. A día de hoy, igual a algunas personas les puede resultar complejo empatizar e incluso pueden llegar a justificar ciertas actuaciones. Otros prefieren olvidar lo que hace daño. Si bien sigue haciendo daño lo que no se ha terminado de curar.  No obstante, algunos han sobrevivido para contarlo, para dar fe de ello, para intentar denunciar y ser reconocidos por el sufrimiento que unos líderes abominables les hicieron padecer, simplemente por diferencias ideológicas, políticas o raciales.

Muchos documentos textuales y audiovisuales lo atestiguan y muchas producciones cinematográficas presentan perspectivas que toman testimonios orales y experiencias de vida para intentar estremecernos y ponernos en la piel de quienes fueron testigos de esta crueldad. Ejemplos de ello pueden ser: “El niño con el pijama de rayas” (Mark Herman, 2008), “Tras el cristal” (Agustí Villaronga, 1986), la bien conocida “Lista de Schindler” (Steven Spielberg, 1993), “El último tren a Auschwitz” (Joseph Vilsmaier y Dana Vávrová, 2006), “Amén” (Costa-Gavras, 2002) e “Hijos de un mismo Dios” (Yurek Bogayevicz, 2001).

Ante toda esta vorágine de experiencias dolorosas de supervivencia, conviene tener en cuenta que algunas que otras mujeres se envalentonaron en aquel contexto para intentar contribuir con un poco de ayuda. Y una de estas mujeres fue la polaca Irena Sendler (1910-2008), quien arriesgó su vida en la Varsovia ocupada por los nazis para salvar de la muerte a 2.500 niños judíos, fallecida a la edad de 98 años. Sus testimonios se recogen en una emocinante obra titulada “La madre de los niños del Holocausto” (Anne Miesxkowska, 2008).

Si bien es cierto, desde el punto de vista económico y social, hay quienes piensan vagamente que “la memoria no da de comer” o “la memoria no quita a la gente del paro”. Pero lo cierto es que “un pueblo que no recuerda su historia está condenado a repetirla”. Como bien comentaba un profesor que me impartió clase: el pasado es lo único que podemos cambiar, intentando comprenderlo, dando respuestas a incógnitas, porque el presente es efímero, se va, no da tiempo a atraparlo y el futuro quién sabe lo que nos depara si no conocemos nuestro pasado.

Y finalmente comparto con vosotros algunos documentos audiovisuales que ponen de manifiesto las aterradoras experiencias vividas en aquellos campos. Aunque me gustaría recomendaros Shoah, un documental francés dirigido por el realizador Claude Lanzmann, estrenado en el año 1985 y con una duración de alrededor de 10 horas. Este filme de Lanzmann es un documental de historia oral, filmado en alrededor de 10 años en distintos continentes. Se compone de testimonios en primera persona: víctimas, testigos y verdugos del exterminio de las comunidades judías durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Y con esto doy por terminado el post: el dolor duele a todos, pero forma parte de la vida y nos hace madurar como seres humanos. Un saludo, amig@s.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ilusiones, una película de Nieves Corral

Volvía a casa a las 20:30 de la Facultad de Ciencias de la Comunicación (Universidad de Málaga) un martes cualquiera de enero del año 2009, a la Hacienda Morillas donde tenía el piso, en la zona de Teatinos. Había estado unas 10 horas en la facultad, clases de mañana, de tarde, entre clase y clase horas de grabación en plató o enfrente de la otras facultades buscando gente para entrevistar (tirando de cámara y trípode de hierro) o en el laboratorio de edición o de radio. El cansancio se apoderaba de mí día a día, pero sentía algo en mi: Ilusiones. Sí, amigos, ilusión por la profesión en la que me estaba formando y a la que iba a dedicar mi vida, supuestamente. Narrativa audiovisual, Documentación Informativa, Diseño Gráfico, Empresa Audiovisual, Teorías de la Comunicación Audiovisual, Estructura de la Información, Cine español, Psicología de la Comunicación… pero la Redacción y Locución radiofónica eran mi pasión. Salía de clase y veía el edificio de Cadena Ser enfrente y se me hacían los ojos chirivitas…No podía evitarlo. Me hacía ilusión entrar por esa puerta. Me debatía entre la radio o convertirme en corresponsal de Guerra. Sí amigos, me gusta lo duro, qué le vamos a hacer. Para hacer lo fácil hay mucha gente en esta vida, para lo difícil hay que marcar la diferencia ante la mayoría. La tarea de oficinista y papeles varios no entraba entre mis inquietudes principales en aquellos momentos, pues ello revelaba monotonía y aburrimiento. Yo quería emociones fuertes: dolor, lágrimas, informar del sufrimiento humano más allá de nuestras fronteras. Quizás sea porque, desde mis primeros años hasta la adolescencia, mi vida había estado rodeada de los mismos (bullying, fallecimiento de mi padre con 15 años…) y solo la pasión por el que iba a ser mi trabajo hacía que cada mañana dibujase una leve sonrisa en mi rostro. Total, pensé que no tenía nada que perder, en la sociedad occidental pasaba bastante desapercibida ante la gente. Pero tanto una como la otra se frustraron en el camino como consecuencia de la precaridad laboral.

Por aquellos entonces, miré en Internet ofertas de empleo y decía: bueno pues con estos sueldos se puede vivir más o menos normal en el ámbito de la Comunicación, mileurista pero se puede vivir. Estoy en tercero, voy a tirar para adelante estudiando a muerte. Al terminar en 2011, pagar el título y las notas, volví a mirar y los sueldos habían bajado a menos de la mitad de aquella cifra. Cuando estudias fuera del domicilio familiar ¿Cómo puedes pagar un habitación con 300 € al mes que vas a ganar? Pues las cosas se fueron haciendo diferentes y me empezó a apasionar la investigación en el área de la Comunicación, concretamente el Cine y la Alfabetización Audiovisual. Más adelante se convirtieron en eje de mi día a día: máster, tesis doctoral, investigaciones postdoctorales, congresos, artículos científicos, capítulos de libro. Pero en torno a eso encontramos falta de financiación para publicar obras en editoriales indexadas en SPI, ausencia de información al respecto, complejidad en el desarrollo de proyectos de investigación, entre otras cuestiones que afectan más a quienes no cuentan con recursos económicos para acudir a actividades científicas.

Durante el Máster en la Universidad de Córdoba me rondaba otra idea por la cabeza, antes de comenzar siquiera el Doctorado: retirarme a Groenladia a hacer documentales, a lo Robert Flaherty. Pero no supe materializar la idea, la verdad, qué le vamos a hacer.

Radio, corresponsal de Guerra, rodar documentales en Groenlandia, pero como si de un flash forward se tratase, 10 años después, en 2019, un martes cualquiera del mes de enero, caminaba a las 20: 30 horas por esta misma zona de Teatinos, cerca de la Facultad de Ciencias de la Comunicación y dos lagrimones como puños bajaron por mi rostro: vi a chavales que volvían de clase. Chavales de 18-20 años que luchan por sus ilusiones, que estudian, que se escaquean en ocasiones de algunos profesores cuyas clases pueden llegar a ser tediosas… Pero, al fin y al cabo, vuelven de intentar luchar por sus ilusiones. Unas ilusiones similares a las que se cruzaron en mi camino con aquellos 20 años, en plena juventud dorada. No sé por qué, pero mis pies me llevaron a un kiosco a comprar un paquete de gusanitos. Y las palabras de una profesora me vinieron a la mente: “saldréis de aquí pensando que os vais a comer el mundo, pero el mundo os comerá a vosotros, aunque el 15M marcará la historia de España”. Y efectivamente, la precariedad laboral, las dificultades de los entornos rurales para avanzar y desplazarse hasta la capital suponen un lastre. Dificultades provocadas por la incompetencia y la mala gestión de algunos de nuestros gobernantes a los que elegimos cada 4 años, pero que solo nos dedican tiempo durante la campaña electoral. Luego somos transparentes. Mi trabajo actual me encanta, pero es complejo independizarse todavía. A dia de hoy, es necesario pluriemplearse para sobrevivir en España con un doctorado. Pero la vida es lucha, no me cabe la menor duda.

También me vinieron a la cabeza los momentos que pasé con una compañera de clase, la verdad que era graciosa y rara a la vez (un poco como yo ahora). Me acercó a la fotografía abstracta, a la obra de Luis Buñuel y Julio Médem, y planeábamos las bases para rodar una película que contuviese monjas asesinas, una mezcla del estilo de Stephen King y Fernando Iwasaki. ¡Ah! y la verdad que tuvimos momentos…no sé cómo describirlos, momentos surrealistas y arriesgados, sobre todo cuando en la asignatura de Fotografía artística la profesora nos pedía fotografíar en interiores de centros comerciales (y casi me quita el guardia de seguridad la cámara réfléx) o cuando nos pedía tomar fotos a escaparates (pero casi llaman a la policía y al dia siguiente pusieron un cartel en el escaparate en el que se decia “Prohibido tomar fotografías”).

Y todo por unas ilusiones que a día de hoy están lastradas. No obstante, aunque no en estos momentos, algún día las retomaré, porque no me doy por vencida tan fácilmente como algunos se imaginan.

Hasta aquí lo que puedo contar, aquí termina Ilusiones, una película de Nieves Corral. Realmente el final todavía está abierto, lo que se conoce como Cliffhanger. No puedo contar el final y hacer spoiler porque todavía no sé cómo termina. Quién sabe cómo termina, la vida da muchas vueltas.

Un saludo amig@s.

 

El enigma de Kaspar Hauser

 

El enigma de Kaspar Hauser es una película dirigida por Werner Herzog en 1974, que tiene como trasfondo una cueva y el miedo a la realidad.

El film presenta a un muchacho de 17 años que llega a una ciudad alemana en mayo de 1828, convirtiéndose en objeto de interés para toda la población. Este chico apenas sabe articular unas palabras para pronunciar su nombre y su fecha de nacimiento. Conforme avanza el tiempo aprende alemán y comienza a relatar su pasado. Pone de manifiesto que había estado desde los 3 años de edad recluido en una celda, donde le costaba ponerse en pie, y le suministraban alimentos durante las noches, mientras estaba durmiendo. En ocasiones, el agua funcionaba como sedante, con el que le inducían el sueño y al despertarse estaba totalmente aseado, sin haber sido consciente de ello. Hasta ser liberado con la edad de 13 años. Al tiempo de ser libertado, lo asesinaron con un arma blanca junto a un río.
Existen investigaciones que lo relacionan como hijo de Stéphanie de Bauharnais y Carlos II de Baden, o de una infidelidad de esta con Napoleón Bonaparte. El joven tenía recuerdos de su niñez en un palacio, antes de ser recluido en la celda. También existen estudios que indican que Napoleón y Kaspar tienen rasgos físicos parecidos, como barbillas y frente similares.
Este joven porta una mirada inocente sobre el mundo, por tanto podemos observar cómo el miedo, la educación… nacen más bien como el resultado del aprendizaje a lo largo de la vida. Una consecuencia de las experiencias vividas.
Esta película puede ser interesante para visualizarse en asignaturas de enseñanzas obligatorias de ESO y Bachillerato. Por ejemplo, aspectos de la Historia o de la Filosofía, para tratar aspectos como el bien y el mal, que pueden ser algo obvio cuando se vive en una sociedad civilizada, pero cuando un ser humano es “secuestrado” y obligado a vivir en una cueva toda su vida por razones que desconoce, despertando en su interior miedo a la realidad, desconociendo qué es la ilusión… Por otro lado, podemos comparar también esta película con la alegoría de la caverna de Platón, al igual que El Show de Truman (Peter Weir, 1998). Este pensamiento trata de explicar una concepción de la realidad y del conocimiento: el interior de la caverna representa el mundo sensible, y por otro lado un mundo inteligible. Las opiniones forman parte de las sombras de la cueva y los seres luminosos encarnan los conocimientos verdaderos de la realidad exterior.
Lo que Platón nos describe en el mito de la caverna es el camino de los conceptos imprecisos hasta las verdaderas ideas que hay tras los fenómenos de la naturaleza. Los seres humanos que permanecen en el interior de la caverna representan a la mayoría de los seres humanos, satisfechos con sus vidas, unas vidas rodeadas de sombras, ocultaciones, secretismos.. El personaje liberado, regresa a liberar a sus compañeros, y simboliza al filósofo, cuyo objetivo es salvar a la sociedad de su ignorancia. De esta forma, esta alegoría se convierte en una imagen de la responsabilidad educativa del filósofo como figura enseñante en la vida.

Cómo se siente un ser humano cuando le niegan una realidad; cuando les niegan una educación y un conocimiento; cuando le ocultan la verdad; cuando se siente atrapado si considera que no ha hecho nada malo; cuando unas instituciones públicas y eclesiásticas le dicen por dónde debe caminar, limitando sus derechos. Cómo se pueden sentir las personas que intentan cruzar las vallas y se encuentran con cuchillas antipersona, atrapados en un país donde pasan desapercibidos ante sus líderes políticos pero ansían buscar una vida mejor, pero qué hacemos si algunos traen violencia, igual que la ejercen contra ellos quienes sienten desprecio. Algunas de estas cuestiones son las que pueden apreciarse en esta película. así que os animo a verla y que construyáis una opinión crítica sobre ella y sobre nuestra realidad, que al fin y al cabo es la que se representa en este audiovisual. La respuesta a todo lo anterior es la EDUCACIÓN CÍVICA Y HUMANA.

Adjunto algunos fragmentos de esta película, os invito a verla entera y que expongáis vuestras impresiones en comentarios.

Un saludo amig@s.

Referencias bibliográficas:
http://educacion.uncomo.com/articulo/como-es-el-mito-de-la-caverna-15662.html
http://ficus.pntic.mec.es/~igop0009/selectividad/1platon/mito-caverna.htm
http://www.webdianoia.com/platon/textos/platon_caverna.htm

Balance anual 2018

Hola amig@s este último post del año va encauzado a desarrollar un balance autocrítico, tanto del blog como de lo que he aprendido este 2018 desde el punto de vista laboral y académico.

En primer lugar, pido disculpas porque apenas he podido redactar 9 entradas, pues he dedicado todo mi tiempo a buscar empleo de forma activa. Aunque he podido comprobar que he tenido una media de 30.000 visitantes durante este 2018. Lo que me lleva a la conclusión de que lo principal no es el número de entradas que uno pueda redactar, pues no se pueden escribir post como churros, sino la calidad de las mismas, pues el análisis audiovisual (el principal objetivo de este blog) es atemporal. Os animo también a comentarlas, a proponer ideas, responder mis mini-encuestas.

En segundo lugar, he aprendido mucho desde el punto de vista laboral y académico. En este sentido, comentar que me he presentado en distintos procesos selectivos de distintas administraciones públicas en área de la Comunicación y la Cultura, pero no me han seleccionado. Básicamente en las convocatorias expresan las puntuaciones de los méritos, de las pruebas… en mi caso los cumplía, pero posteriormente observaba que seleccionaban a personas que tenían menos formación que la mía, que prescindían de algunos de mis méritos estrechamente relacionados con el puesto, pero no eran evaluados, que se pedían publicaciones, que otros candidatos no tenían, yo si (una de las cuestiones que se evaluaban), pero eran seleccionados. Y en algún que otro caso actuaban como evaluadores personas con menos formación que la mía que querían politizar algunas de las funciones a desarrollar en el puesto. Ya pueden llegar a sus propias conclusiones. Todo ello me ha llevado a pensar que la rigurosidad, la disciplina, la corrección, la honestidad, el respeto, la igualdad, la ética, el buen hacer, la minuciosidad, la calidad de las evaluaciones, el llamar a las cosas por su nombre, en algunas administraciones, dejan bastante que desear, porque en la RAE y en las normativas quedan muy bonitas. No lo digo porque no me hayan seleccionado, ni mucho menos, soy imparcial y objetiva la ahora de valorar las cosas con un poco de perspectiva. Lo digo desde un punto de vista constructivo, porque de primera mano tuve la oportunidad de actuar como evaluadora externa de propuestas en 5 revistas académicas internacionales indexadas en repositorios internacionales como Scopus, SJR-Scimago…, en algunas de forma reiterada, además de propuestas en congresos de ámbito internacional. Es decir sé perfectamente de lo que hablo cuando cito la rigurosidad, la disciplina, la corrección, la ética, la honestidad, la minuciosidad y la calidad de las evaluaciones. Y de estos principios parto cuando envío igualmente mis propuestas a congresos de ámbito internacional, pues este año he tenido la oportunidad de participar en 3, relacionados con la educación y la historia tomando como referencia los medios audiovisuales, organizados por las Universidades de Granada, de Córdoba y de la Pablo de Olavide en Sevilla. Y he conocido a personas que me han demostrado que parten de los mismos principios que yo, o sea que no voy tan desencaminada en la forma de hacer las cosas. Todo no es positivo, porque también me han descartado artículos en 5 revistas, ¿qué estoy haciendo mal?, pues sobre ello voy a reflexionar en el próximo año.

No obstante, también he aprendido de varios profesores que conocí en la Universidad de Granada, donde tuve la oportunidad de realizar una estancia de investigación durante el mes de febrero, con el fin de investigar sobre sobre Federico García Lorca en el cine español y donde volví en el mes de mayo al congreso de Historia en el ámbito educativo, celebrado en la Facultad de Ciencias de la Educación. Ciertamente, cuando tuve que volver, se dio la circunstancia de que fue un día después del fallecimiento de un familiar, tras soportar la mitad de la noche en el tanatorio y coger un autobús casi sin haber podido dormir y sin poderme sostener en pie. Y eso, amig@s, es la rigurosidad,  es la pasión por tu trabajo, es hacer tripas corazón delante de un grupo de 40 personas que merecen respeto y que están ahí porque tienen interés en escuchar en qué consiste tu aportación a la investigación, pues por algo te han invitado y has estado 2 meses trabajando en la ponencia. Aunque no cobres por desrrollarla, porque al fin y al cabo este trabajo está repleto de pequeños pasos por los cuales no se recibe remuneración, pero son necesarios para la acreditación de la ANECA y ejercer en la docencia universitaria a largo plazo. La investigación tiene que apasionar realmente para dedicarse a ella, superando todo tipo de obstáculos en el camino.

Por otro lado, en algunos procesos selectivos laborales se solicitaba la entrega de un dossier-proyecto, tomando como referencia unos puntos dados. Aunque desde el punto de vista de los aportes, he podido observar que muchas personas tienen muchas ideas, igual coinciden en las mismas, igual nadie ha inventado nada nuevo, pero hay quienes se sirven de las propuestas del resto de candidatos para avanzar, sin ni siquiera preguntar por respeto a su trabajo. Desde luego, algunos argumentos caen por su propio peso. Aparte de ello, si  un puesto tiene unas funciones a desarrollar, ¿por qué necesitan proyectos con ideas nuevas? pues no lo sé, he ahí la cuestión. ¿De quiénes son las ideas? Pues se sirven unos de las ideas de otros y se atribuyen su autoría después. Lo cierto es que a veces los candidatos no son evaluados de forma objetiva e imparcial, con tribunales no compuestos por Presidente, Secretario y Vocales, con formación equiparable no similar a la del puesto que se iba a evaluar, así como los correspondientes suplentes, tomando como referencia criterios baremables, como formación, experiencia, entre otros. De lo contrario, he observado que lo que se evalúa es si alguien se pone nervioso o se bloquea cuando se le está presionando para terminar y no se le da tiempo para articular sus respuestas de forma coherente y contundente, pues se considera que hay que “meter caña” a los candidatos. No amigos, una evaluación seria no consiste en “meter caña”, consiste en hacer preguntas con fundamento, con cierto nivel de conocimientos al puesto a evaluar y no rebatir las respuestas a los candidatos, sino dejarles responder y luego valorar, no cortarles. O decir “explícame X que no lo sé”(¿eso es coherente?, pues no lo sé, lo cierto es que hasta los alumnos a los que imparto clase hacen preguntas con más fundamento). Más que nada, rebatir o decir “no lo sé” lo considero una falta de respeto y de seriedad a un candidato. Ciertamente, en un proceso selectivo que no hay un temario dado de antemano para hacer un examen objetivo, sino un proyecto que uno presenta, no hay respuestas correctas o incorrectas, sino puntos de vista diferentes que presentan sus propios argumentos. No son tomados ni los puntos de vista ni los argumentos. La coherencia, la calidad y el rigor brillan por su ausencia en algunos espacios. No seré yo quien deba decir a un tribunal qué tiene que preguntar, pero la seriedad, la rectitud y la corrección son importantes en cualquier procedimiento selectivo.

En fin, no voy a entrar en el resultado de las evaluaciones, en porqué no recurro y demás. Me interesa lo constructivo de todo esto y es que este año he observado el nivel de las mismas en algunas administraciones públicas. Ello me ha llevado a afianzar que dista bastante del rigor que ciertamente utilizar las revistas académicas, el rigor que sí utilizan el CSIC, la Filmoteca Nacional, algunas universidades, el CIEMAT, entre otras, con evaluaciones que sí tienen fundamento, pues al fin y al cabo es lo que me sirve para examinar a mis alumnos del grado en Comunicación de la EADE, donde he comenzado a impartir clase varios días al mes en una asignatura troncal de 10 créditos.

He aprendido de mis niños del taller de verano de Cine y Fotografía. Y me han dejado como enseñanza que por muy pequeña que sea una criatura, no se deben infravalorar sus capacidades. Vaya fotos toman, me dejan asombrada en ocasiones. Con ellos he tenido la iniciativa altruista de irme cada sábado a tomar imágenes del municipio, desde distintas localizaciones.

Finalmente también he podido comprobar que algunas universidades públicas, por puestos laborales de 38 horas a la semana y que tienen como requisito el Graduado Escolar o Bachillerato ofrecen una mayor remuneración (1500 euros por ejemplo), que en puestos laborales en los cuales se solicitan a Doctores en distintas especialidades, que ofrecen menos retribución al candidato seleccionado (25 horas a la semana por 600 euros o 10 horas a la semana por 200 euros, como algunos ejemplos relevantes). ¿Qué tipo de profesiones buscamos en la sociedad? ¿qué tipo de contratos se ofrecen? ¿dan estos contratos para independizarse? Abro la  reflexión para que lleguen a sus propias conclusiones, amigos.

Ah y como consejo vital de este año, a nadie le gusta que infravaloren sus capacidades. No les toméis el pelo a nadie, porque se da cuenta perfectamente y mantiene silencio por prudencia, pero efectivamente se da cuenta cuando intentan tomárselo. Quienes menos os imagináis igual tiene una capacidad importante para trabajar en la NASA y sobrevive cogiendo aceituas o un arma interesante en su cabeza para hacer que un determinado partido gane o pierda unas elecciones. Además, cree en ti mism@ y no hagas caso a quien te diga NO PUEDES. Sí puedes, con todo, solo quien no puede hacerlo te dirá que tú tampoco puedes. Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Como consejo, os diría que apoyéis también a los amig@s tóxicos, no os centréis en que lo son, sino en por qué lo son. Un amigo es un tesoro, los buenos amig@s no abundan en el mundo e igual necesita tu ayuda y no sabe cómo pedírtela.

Os envío un saludo, os doy las gracias por leer mi blog y os deseo un feliz 2019. Termino compartiendo con vosotr@s unos interesantes vídeos que aportan reflexiones sobre la fortaleza intelectual y la paciencia para luchar por los retos que persigues en la vida. Realmente esas personas tóxicas aportan unos valores negativos que igualmente son necesarios para superar obstáculos. No dejéis de lado las críticas. Sed críticos incluso con vosotr@s, pero lo suficiente para que no os haga daño y no os afecte a la autoestima y la seguridad personal. Esto es importante para no vivir sufriendo con uno mismo. No tengais miedo. El miedo paraliza y no deja avanzar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La chispa de la vida y la ética periodística

La chispa de la vida es una película de Álex de la Iglesia del año 2012.

Este film nos acerca a la historia de Roberto, un publicista en desempleo. Acude a su antiguo jefe a rogarle un empleo, pero le comenta que no hay nada para él. Se decide a coger su coche para dirigirse al hotel de Cartagena en que pasó su aniversario de bodas. Sin embargo, se da cuenta que no hay hotel. Recorre una serie de pasillos y se cae, pero se sujeta a una estatua que está cogida por una grúa. Llega a parar, por desgracia, en una zona de hierros, y no se puede levantar porque se ha clavado un hierro en el cráneo. El guardia lo observa y acude a por ayuda. Pero el alcalde se encuentra mostrando el espacio a los medios de comunicación, un espacio compuesto por ruinas romanas. Aunque un periodista se enfrenta al alcalde, preguntando qué pasa fuera, porque necesitan informar de ello. Entonces percatan que este señor se encuentra en una situación arriesgada, pero no lo pueden ayudar. Llegan ambulancias, servicios de emergencias, bomberos, policía, pero nadie puede tocarlo. Roberto llama por teléfono a su mujer varias veces para informarle dónde se encuentra. Se pone en contacto con un antiguo amigo para intentar hacer de su desgracia un producto mediático. Es en este momento donde surge la problemática de la ética periodística. Algunos medios especulan que se pudo tratar de un posible suicidio.

Roberto contrata a un publicista para que lo representa, que intenta negociar con la desgracia ajena. Pidiendo miles de euros a las cadenas para que Roberto ofrezca una entrevista. Hace que firme un contrato para aparecer en Rumore Rumore, pero el publicista y el jefe de la cadena negocian que si muere en directo le podría pagar 2 millones de euros. Si sale del lugar ileso no valdría nada. Se observa cómo cada uno actúa conforme a sus intereses. El alcalde al principio muestra su urgencia para que lo saquen del lugar, y que ello no afecte a su vida política, aunque más adelante, aprecia más conveniente que no, porque le daría más publicidad.

Por otro lado, el publicista introduce una caja de cervezas como product placement, con el fin de que aparezca en las imágenes en directo. La directora del museo tiene urgencia porque lo saquen, pero en principio no quiere mover una piedra del lugar, para que no repercuta negativamente en la infraestructura de las ruinas.

La esposa de Roberto está en contra de todos lo que quieren negociar con su marido. Trasladan una sala de operaciones al lugar y le realizan una radiografía. La mujer quiere que lo saquen lo antes posible, pero pregunta al doctor los posibles riesgos. Aunque nos encontramos con una serie de profesionales médicos que no saben cómo actuar en estos momentos de riesgo en los que haga lo que hagan pueden cometer un error. Tras la intervención, Roberto muere, y uno de los jefes de una cadena se dirige al lugar con un maletín, suponemos que de dinero, y la esposa lo deja de caer con una patada.

Las reflexiones de esta película podrían incluirse en asignaturas como Filosofía, Moral y Ética, y ética periodística. En torno a esta película se puede debatir acerca de:

¿Qué es la ética y la deontología periodística?

¿Debe un profesional pensar como trabajador o como persona?

¿Se puede sentir empatía ejerciendo un puesto de trabajo de estas características o debemos ser objetos, alejándonos de nuestros principios? ¿O quizás nuestros únicos principios se centran en obedecer órdenes como un esclavo para tener el sueldo sin más a final de mes?

¿Le gustaría a un profesional de la información que se negocie con la vida de un familiar de esa forma? ¿Cómo actuaría si estuviera en el lugar de la víctima?

¿Es coherente o razonbale hacer un espectáculo con la vida privada de una persona anónima que está agonizando?

Lo cierto es que el tema principal que movería el diálogo en este film es que se pone de manifiesto cómo los medios de comunicación están dispuestos a negociar con la vida de un ser humano, para que les proporcione mayores beneficios económicos si pierden la vida en directo. Exigen que si muere pueden ofrecer una cantidad importante y de lo contrario, no ofrecer nada, pues no les supondría ningún rédito. Utilizando las desgracias de las personas como mero espectáculo, y es ahí donde el profesional de la comunicación debería preguntarse si es trabajador o persona. Específicamente en los medios de información una decisión tal vez buena o no tan buena te puede dejar sin trabajo o te puede dejar a la altura ética del betún.¿Qué harías tú? ¿Habrías hecho lo mismo que estos periodistas?

Comparto el tráiler de la película y os invito a verla para que os hagáis vuestras propias conclusiones.

Mi carta a Papá Noel y a los Reyes Magos

Estimados Papá Noel y Reyes Magos, a quien proceda, yo creo en ambos, este año en mi carta os pido lo siguiente, podéis compartir la carga entre los 4 durante los siguientes 12 meses:

-Reconstruir cerebros más verdes, que reflexionen en el daño que se le hace a la naturaleza y a la capa de ozono, como consecuencia de la contaminación, los vertidos tóxicos y no reciclar.

-Reconstruir corazones más rojos que sean conscientes del daño que hace la esclavitud, la precariedad, la prostitución, la trata de personas, las cuchillas antipersona y las pelotas de goma contra quienes luchan por sus derechos, ganados tras años de batalla de nuestros padres y abuelos. SOLO HAY UNA RAZA: LA HUMANA, TODOS MERECEMOS RESPETO y DIGNIDAD.

-Proporcionar más dignidad blanca y respeto a los niños y a las niñas que son esclavizadas en cualquier parte del mundo para ser vendidas, drogadas, abusadas de distintas formas o introducidos en guerrillas que fulminan sus ilusiones. LA INOCENCIA DE LOS NIÑ@S NO SE TOCA. LAS ARMAS, EL ABUSO DE PODER Y LA FUERZA NO SON EL CAMINO.

-Reconstruir la ética en la clase política para que no se aprovechen de las ideas de los demás sin ningún tipo de tacto con su trabajo. Aparte de terminar con la corrupción política, que hace bastante daño a los ciudadanos.

-Construir una sociedad más tolerante, multicolor, diversa y más igualitaria, donde no se utilice a la mujer como mero objeto de consumismo y podamos hacer uso de nuestra libertad, portemos el vestuario que portemos, sea la hora que sea y el lugar que sea. MÁS EDUCACIÓN EN IGUALDAD PARA HOMBRES, porque las mujeres no tenemos la culpa de sus problemas ni de sus frustraciones. Si tienen problemas, que lo hablen para solucionarlos.

-Hacer cumplir la Carta de Derechos Humanos, sin odios, ni rencores, ni intereses ni malas intenciones, desde el RESPETO, la COHERENCIA y el ENTENDIMIENTO.

-Erradicar el bullying de cuajo a través de la educación y la toma de conciencia desde la adolescencia acerca del daño que se le hace a las personas a largo plazo.

-Más Cine en la Educación, para formar en valores humanos desde este instrumento pedagógico que nos regaló Alice Guy, Georges Méliès, Segundo de Chomón y otros grandes profesionales de esta técnica. Para que la sociedad entienda, respete y valore más el Cine Español.

-Más respeto y recursos a la sanidad pública, pero a través de los impuestos y de unos recursos socialmente responsables, que no vengan de la sangre/sufrimiento de otros ni de la evasión o el blanqueo de capitales.

-Más compromiso de todos los agentes sociales para una educación social cívica y respetuosa.

-Soy Doctora en Comunicación después de 10 años de formación, si fuerais tan amables de hacerme un vale por un trabajo digno con el que poder independizarme, me da igual si recibo el SMI actual o el nuevo, pero que me permita pagar un alquiler y disfrutar de la profesión que he escogido, mi motivación: transmitir mis conocimientos, enseñar Comunicación y seguir aprendiendo de las nuevas personas que estoy conociendo.

-Por último, no quiero ser ambiciosa, pero si me traéis un pañuelo rojo os lo agradecería. Es que el que me compré lo perdí cuando lo estrené, en un descuido al salir del trabajo volando para no perder los autobuses de las 21:05 y las 21:40 h, que me llevan a la casa de una de las mejores amigas que me abrió las puertas de su hogar para pernoctar hasta regresar al día siguiente. Gracias por este trabajo (mi motivación, aunque sean pocos días) y por esta amiga de la infancia, pero si me podéis iluminar con un poco más de seguridad al salir y más trabajo os lo agradecería eternamente.

-Gracias por mantener en mi camino a una familia y a unas amigas maravillosas. Pido para ellas lo mismo: respeto, seguridad e igualdad.

-Erradicar la palabra feminazi, porque el machismo pretende el poder del hombre, pero el feminismo busca la igualdad entre hombres y mujeres.

Un saludo y gracias por mis nuevos lectores de este año.

Tolerancia cero a la violencia contra las mujeres: Ni una más

Hola amig@s en esta entrada hago una recopilación de algunos cortometrajes que tienen como objeto principal la violencia contra las mujeres en distintos contextos. La violencia contra las mujeres continúa siendo una lacra social que hay que erradicar desde el fondo: el problema no gira en torno a la ropa que vestimos, cómo nos comportamos ni a qué horas salimos. El principal problema es que ello revela que esta sociedad juzga a la víctima no a la persona que ejerce la violencia, porque se cree con derechos sobre la figura femenina. Y no, amigos, los hombres no tenéis derecho a utilizar el cuerpo de una mujer como si fuera una cerveza, un trapo sucio o cualquier objeto de consumo. Una mujer no está a vuestra merced ni a vuestro servicio: una mujer tiene sentimientos, tiene capacidades… Una mujer es un ser humano igual que el hombre, que merece el mismo respeto y las mismas oportunidades en la vida. Cualquier ser que se cree con poder para utilizar a una mujer, no es un hombre, es un animal, un monstruo, un bestia. Deberían pensar en aquellas personas que son capaces de dar la vida: las mujeres. Por tanto, a quien le ronde la cabeza utilizar a una mujer para violarla, matarla, abusarla…debería pensar que hoy lo puedes hacer tú, pero mañana te lo pueden hacer a ti, a través de las figuras de tu madre, tu hermana o tu hija.

Y a aquellos profesionales del derecho que defienden a aquellos hombres que claramente se sabe que han violado, asesinado… decirles que evidentemente todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario, pero no juzguen a las mujeres por su forma de vestir o sus actuaciones tras sufrir violaciones o abusos. Pónganse en algún momento en el lugar de sus esposas, sus hermanas o sus hijas ¿las juzgaríais de esa forma?

Leyes y emociones no van de la mano, pero señores, nos están matando no nos llamen “exageradas”. Hoy le ha pasado a ella: Laura, Diana, Marta… mañana me puede pasar a mí, te puede pasar a ti: ¿Por qué tengo que sentir miedo al salir del trabajo a las 9 de la noche? ¿o al salir a correr? ¿Por qué tienen que decirme cómo o dónde tengo que hacer las cosas? ¿Por qué tengo yo que tener la culpa de que me pongan la mano encima? ¿Por qué no tienen miedo los violadores y los asesinos y tengo que tenerlo yo? ¿Por qué no eres un hombre de verdad y respetas a una mujer como lo haces con tu madre o con tu hermana? ¿Por qué no asimilas que tienes un problema y buscas ayuda psicológica?

¿Por qué no reflexionas con estos cortometrajes? Independientemente que sean más o menos creíbles, quédate con la idea principal: a la mujer no se la toca, su cuerpo no es un objeto de violación, ni de violencia, no es plástico, NO ES NO. Si estás frustrado, busca ayuda o compra una muñeca hinchable, que oye también es degradante, pero al menos no haces daño de forma gratuita.

Por muy corta que sea su falda, una mujer no se toca.

Por muy grande que sea su escote, una mujer no se toca.

Si quieres que una mujer esté bonita, igual si dejas las manos quietas cuando la ves por la calle: lo estarás tú también.