Archivo de etiquetas| simbolismo

Sistemas fílmicos no narrativos

Estamos rodeados de historias. Siendo niños aprendemos cuentos de hadas, cuando crecemos, leemos cuentos, novelas, libros de historia… La religión, la filosofía y la ciencia presentan sus doctrinas a través de ejemplares, como la Biblia, la Tora, el Corán… Son amplias narraciones, o bien un descubrimiento científico que se presenta como el relato de las pruebas y los experimentos realizados por un investigador o grupo.

Tal presencia de historias en nuestras vidas es una de las razones por las que necesitamos examinar de qué forma pueden simbolizar la forma narrativa en las películas. Cuando algún aficionado dice de ver una película, quiere decir que va a ver una película narrativa, que cuenta una historia. Puesto que la mayoría de las películas que vemos son ficticias, nos cuentan una historia, narran hechos. El espectador habitual piensa que el cine experimental, llevado a cabo con sistemas fílmicos no narrativos, no es un cine interesante que pueda atraer su atención mediante otro tipo de aspectos alejados del simple argumento.  No es un cine peor o mejor que el comercial, simplemente que se centra en representar otros conceptos diferentes a los que se suele estar acostumbrado.

Consideramos que una narración es una cadena de acontecimientos con relaciones causa-efecto, que transcurren en un tiempo y en un espacio. Es difícil que concibamos como historia una cadena de acontecimientos que suceden de forma fortuita

Sin embargo, existe otra forma fílmica: el cine no narrativo, que es tan importante como la forma narrativa. Las películas educativas, los anuncios políticos, las películas experimentales… puede que no contengan ninguna historia. Tienen sistemas formales no narrativos. La diferencia entre los tipos de forma no narrativa son importantes, ya que cada tipo necesitará distintas convenciones y provocará diferentes tipos de expectativas en el espectador.

Podemos distinguir cuatro tipos de formas no narrativas: categórica, retórica, abstracta y asociativa. A continuación explico brevemente en qué consiste cada una:

-Las películas categóricas dividen un tema en partes. Como por ejemplo, recorrer un hotel y filmar cada una de sus partes. Como ejemplo de este sistema fomal, tenemos estas películas: Let There Be Ligh (John Huston, 1944), Every Day except Christmas (Lindsay Anderson, 1957), algunas películas de Frederick Wiseman, como Hospital (1970).

-La forma retórica, presenta una argumentación y expone pruebas que la apoyen. Como por ejemplo, podríamos exponer la idea de que un hotel ofrece mayores posibilidades que una pensión, mostrando las dimensiones de cada una y opiniones de los clientes de cada tipo de alojamiento. Películas como: Smoke Menace (John Taylor, 1937), Prelude to War (Frank Capra, 1942), Tierra de España (Joris Ivens, 1937).

-Como otra posibilidad, tenemos la forma abstracta. Consiste en intentar atraer la atención del público con las cualidades visuales y sonoras de las formas descritas, como la forma, el color, el ritmo sonoro… Podemos filmar el hotel desde aspectos que suelen resultar bastante vulgares de forma sorprendente, con posiciones de cámara poco habituales, encuadres cercanos, banda sonora disonante. Como ejemplo, tenemos: Fish Fight (Robert Breer, 1964), Critical Mass (Hollis Frampton, 1971).

-Finalmente, como otra posibilidad, tenemos la forma asociativa. Esta forma obra mediante la yuxtaposición de imágenes conectadas libremente para sugerir una emoción, insertando material metafórico para hacer que el público responda de forma negativa ante lo que ve en nuestra particular casa. Mediante asociaciones entre aspectos de la tienda y otros fenómenos, el film podría crear cierto tono o actitud hacia el hotel. Como ejemplo de este estilo, tenemos: To Parsifal (Bruce Baillie, 1963),  L´Etoile de mer (Man Ray, 1928), Breathdeath (Stan Van Der Veek, 1964), Rose Hobart (Joseph Cornell, 1939), À propos de Nice (Jean Vigo, 1929).

De todos los tipos de organización formal, la estructura categórica es la que menos se ha discutido. Está muy generalizada, conforma las bases de muchas películas educativas y promocionales, y requiere de un mayor análisis. Tanto la forma asociativa como la abstracta son características de lo que normalmente se considera cine experimental o de vanguardia.   La forma abstracta se examina normalmente mejor a la luz de los principios de la forma musical o el diseño visual abstracto.  La forma asociativa se puede estudiar en comparación con género como la poesía.  Se puede considerar la forma categórica como una variante de la argumentación verbal, y podemos comprenderla gracias a estudios de retórica como The Uses of Argument (Cambridge, Cambridge University Press, 1958) de Stephen Toulmin.

Tal como mencionamos anteriormente, un ejemplo de sistema formal no narrativo, concretamente de forma retórica, tenemos la película “Tierra de España”, de Joris Evens, del año 1937. Ha sido calificada como la mejor película realizada sobre la Guerra Civil Española.

El director tomó la decisión de que la cámara debía entrar al servicio de una causa. Su función específica sería la de comunicar, dar a conocer, despertar la conciencia de todos, en torno a un enfrentamiento concreto.  Para llevar a cabo esto, el realizador tuvo que acudir al lugar del conflicto, vivirlo desde dentro, situarse en una de las dos trincheras, captar las vivencias, los acontecimientos de su vida cotidiana, rodar “in situ”, recogiendo la fuerza expresiva de los hechos reales.

«¿Dónde queda entonces la objetividad?». Ivens dijo: «El documental, cuando uno lleva la cámara allí donde la gente está arriesgando su vida o su salario, no pueden ser lo que llaman «objetivo». Si un film es objetivo, no es nada… Reportaje objetivo es aquel en el que el cineasta toma una posición…»

“Tierra de España”, muestra una estructura tripartita, jerarquizada: el núcleo central lo constituye la guerra civil, el enfrentamiento bélico, simbolizado por dos datos concretos: la defensa de Madrid y los combates en torno a la carretera de Valencia, que los militares sublevados pretenden cortar para aislar de esta forma a la población de la capital. Ivens introduce un segundo elemento, que es el que da a la película su fuerza expresiva: la lucha que mantienen los habitantes de Fuentidueña de Tajo para regar las tierras resecas y asegurar el abastecimiento de víveres a los combatientes. El tercer elemento es el personaje de Julián, que sirve para hilvanar la narración, marcando esa vinculación total entre los dos frentes. La conclusión se basa en que es el mismo pueblo, el que lucha contra la sublevación. La batalla por el pan es la batalla por la libertad. Con las armas, el pueblo lucha de modo por defender la tierra de España.

A continuación pongo el enlace del documental.

Parte de esta información ha sido extraída de las siguientes fuentes:

BORDWELL, D., y THOMPSON, K. (1995): El arte cinematográfico. Paidós Comunicación. Barcelona.

Más información de este documental en este enlace:

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores: http://www.sbhac.net/Republica/TextosIm/TDH/TierraDe/TierraDe.htm

Luna Caliente

“Luna caliente” es una película de Vicente Aranda realizada en 2009.

La historia trata sobre Juan, que es un poeta autoexiliado de la España franquista que regresa en los 70 a  Burgos  para visitar a un opositor político. Aquí, se fija en la hija del señor, pero Juan no puede controlar sus instintos y una noche la viola. Posteriormente, asesina al padre de la joven, porque piensa que éste ha sido testigo de los hechos. Ramona decide encubrirle y empiezan una relación basada en el sexo.

La novela original retrata la pasión entre un hombre exiliado y una menor de edad en plena dictadura argentina, utilizando el sexo como metáfora del autoritarismo. Aranda ha sido el encargado de adaptar el guión a la realidad española, ambientándolo en los años 70 y haciéndolo coincidir con el proceso a miembros de ETA en Burgos.

En interiores priman los tonos apagados y oscuros, y en interiores nublados y un poco iluminados con luz del sol, o bien interiores iluminados con algún foco de luz artificial (como la bombilla cuando se encuentra prisión) para enfatizar algún aspecto. Planos cortos y generales sobre todo. Al principio vemos una sucesión de primeros planos de noticias de periódicos para contextualizarnos en la situación que nos vamos a encontrar. Aunque esto da una sensación equívoca, porque de primera mano da la sensación que la historia va a rondar sobre asesinatos de la banda terrorista. La música enfatiza a veces algunos momento dramáticos, pero en otros momentos no le encuentro ninguna relación con la situación. Vemos algunas panorámicas y travellings para acompañar movimientos o acciones de personajes. Picados y contrapicados para marcar la inferioridad o superioridad de algún personaje, pero no son muy marcados, como es el caso de otras películas.

A simple vista, me resulta una película muy agresiva visualmente, con los primeros planos de mujeres desnudas en revistas, planos muy cerrados durante la violación y alguna que otra escena explícita de relación sexual, los golpes que le da en el coche al padre de Ramona, la escena de la relación sexual justo al lado donde está su padre, velándose de cuerpo presente, la escena en la que van en el coche y la chica quiere sexo y hace que pare el coche, posteriormente le muerde, él intenta ahogarla… son secuencias que me resultan muy violentas

Definitivamente, una película con secuencias algo violentas y agresivas, nada agradables a la vista, los actores al menos se esfuerzan por sacar lo mejor de sí y sus interpretaciones salvan un poco la película, porque hay que tener mucho estómago para sacar adelante una historia de este tipo, tanto por parte de los actores como por parte del director, ya que es digno de admirar el llevar a cabo una película con estas características.

El ángel exterminador, Luís Buñuel

Esta obra de Buñuel es un drama surrealista realizado en México. Podemos decir que es surrealista porque tiene una serie de elementos que, a priori, no están relacionados con la historia principal, sino con un trasfondo. Para este director la finalidad no es la obra en sí, sino instaurar una nueva actitud para cambiar al ser humano, al mundo y sobre todo a la burguesía, criticando cuestiones como serían la religión, la familia y las convenciones sociales.

El director intenta ridiculizar a la burguesía y hacerle ver que en ciertas circunstancias de la vida tienen un comportamiento similar al de cualquier ciudadano de a pie, por lo que no por tener más recursos económicos, mantienen la compostura, ya que, en este caso, sin el servicio doméstico no pueden actuar por sí mismos, y para sobrevivir comienzan a decir una serie de monstruosidades y expresiones fuera de lugar. Se atacan unos a otros, como consecuencia de la sugestión, la imposibilidad de comportarse de forma educada en situaciones límite para el ser humano.

Antes de iniciar el comentario, me gustaría resaltar una frase de la película que me resulta muy significativa, y se produce cuando un señor y una señora mantienen una conversación acerca de una de las muchachas presentes en la mesa, Leticia. A la que se refieren con el comentario: “Dicen que todavía conserva ese objeto, es una perversión”. Creo que es relevante porque habla del tema de la virginidad como si fuera un objeto, una cosa, y no un estado de pureza en la mujer. Tratado como una cuestión fría, superficial tal como lo hace esta clase burguesa, que se regodea de su dinero, poder.

Podríamos dividir la película en dos bloques en función de los lugares principales en los que se desarrolla.

Bloque 1: se produce mientras están en el interior de la mansión. Aquí, se va mostrando cómo los personajes van evolucionando psicológicamente. Comienzan comportándose una forma cordial, fina, educada y al final terminan comportándose de forma diferente a los modales que su clase social exige, llegando al punto más bajo al que puede llegar a comportarse una persona, como es la violencia, agresión y deseos de muerte, ante una situación incoherente.

Bloque 2: muestra cuando los invitados salen de la casa y acuden a la Iglesia para celebrar una misa de agradecimiento. Al finalizar de dicha misa, se encuentran incapaces de salir, pero esta vez, junto a los fieles, mayoritariamente ciudadanos de clase social baja, algo que la burguesía detesta: rozarse con gente de clase social inferior (ya que en algunas escenas en la que mantienen conversaciones acerca de la clase social baja, se refieren a ellos de forma despectiva), y ahora están entre ellos.

Vamos a analizar algunas escenas que pueden remitir a ciertos símbolos y comentaremos por qué pueden considerarse surrealistas.

Al principio de la obra tenemos algo surrealista como es el grupo de corderos y un oso que están en el interior de la casa, que van a simbolizar esos instintos animales de supervivencia. El grupo de corderos puede remitir a la religión, al rebaño que sigue a un ente superior sobre todas las cosas. Por otro lado, el oso para Buñuel representa el comunismo, pero también el  comportamiento al que llegan los componentes del grupo, la conducta de un animal del bosque, aislado de la civilización, que hace lo que sea por sobrevivir, que se comporta sin principios morales ni éticos con los demás integrantes que conforman un grupo y se siente incapaz de relacionarse de forma normal sin que haya agresividad de por medio. Otro detalle surrealista sería la presencia de unas patas de gallina, un detalle que recuerda también al comportamiento animal, además de algo incoherente: que en el bolso de una mujer de una clase social elevada lleve en su bolso unas patas de gallina como si se tratase de unas llaves.

También, otras referencias que podemos comentar como parte de este estilo surrealista, la podemos apreciar cuando acuden al papel como alimento de consumo para sobrevivir, para saciar su necesidad; o bien, el agua de un florero para saciar la sed, así como la cola que conforman para beber un poco de agua de la tubería, que se encuentra en la pared, ya que normalmente las tuberías van por el suelo.

Además, hacen reflexionar algunas acciones y diálogos que mantienen, como el momento en que dos señores que son presentados una vez, en otra escena salen dialogando como si se conociesen de toda la vida, y en otro momento posterior los vuelven a presentar.

Al final, una de las mujeres del grupo, Leticia, anima a todos los presentes para que vuelvan a repetir la escena de la primera noche, mientras la mujer estaba tocando el piano y cada uno se coloca en la postura exacta en la que estaba, tras lo que milagrosamente logran salir de la habitación y una multitud de personas los esperan en el exterior de la mansión. Parece ilógico que por el mero hecho de repetir una escena consigan salir del lugar, pero al menos se evidencia que alguien piensa buscar una solución, llega a un acuerdo en el grupo y no hace intento en victimizarse.

Finalmente, se reflexiona sobre la agresividad, la irritabilidad, la claustrofobia, la desesperación humana ante un estado límite, la sugestión de un determinado estado de enfermedad o incapacidad física o psicológica, cuando parece que apreciamos una serie de elementos que en realidad no son lo que parecen a nuestra mente. Sin dejar a un lado la muerte, cuando el hombre mayor se está muriendo y nadie percata de la necesidad de salir de la habitación para buscar ayuda, ignorando su estado de agonía. Nadie con un mínimo de ética humana sería capaz de negar esta ayuda, pero se refleja que esta clase social sí, comportándose de forma fría, despreocupada, únicamente mostrando interés en criminalizar o culpabilizar a alguien, como puede ser típico en muchos conflictos sociales, bélicos… terminar con un culpable y definirse como unas víctimas. Por otro lado, sucede igual que en el exterior: en una escena, un niño intenta entrar, pero cuando llega a la mitad del patio, echa a correr hacia atrás, dejando volar el globo, como si algo sobrenatural le impidiese entrar en esa mansión, en cuyo interior se encuentran una serie de personas que presuponen, están en algún tipo de peligro o situación límite, pero nadie se decide a entrar, sin que conozcamos un motivo lógico aparente. Además, apreciamos que una pareja se introduce en un armario, para intentar suicidarse juntos, lo que podemos interpretar como que la sociedad burguesa antes que solucionar los problemas de forma racional, con cordura, prefieren huir de todo tocando los brazos de la muerte.

A grandes rasgos, se evidencia esta evolución psicológica: en un primer momento, se evidencia su altanería y refinamiento, elegancia, frialdad, educación, cultura… Pero, sacan sus instintos animales y se reflejan inútiles, sin educación, acudiendo a las faltas de respeto, secretismo, agresiones, insultos, incoherencia…, fiel reflejo de la degradación de la especie humana, evidenciándose el egoísmo, conductas casi primitiva, formando bandos, pérdida de valores humanos, roce de la locura.