Archivo de etiquetas| Cartas desde Iwo Jima

Clint Eastwood

Es un director de cine, actor, productor cinematográfico, guionista, músico y compositor procedente de Estados Unidos. Está considerado como una leyenda del cine. Fue influenciado por dos amigos que conoció en el campamento militar, David Janssen, que luego salió a la luz por su papel como actor en la serie “El fugitivo”, y Martin Milner, quien realizó otra serie titulada “La vida de Ritley”. Gracias a ellos logró un contrato con la Universal de 76 dólares semanales. En 1986 entra en la vida política como alcalde por el Partido Republicano, pero luego se vio obligado a abandonar el cargo por la incompatibilidad para realizar sus películas.

Años más tarde, rueda en Almería una trilogía de spaghetti western “Por un puñado de dólares”, “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo”. Eastwood estampa en estos films su clásica figura de hombre duro y sin piedad. El 1968 crea su propia productora “Malpaso Company”.

Algunos críticos como Laurens Knapp lo consideran como “autor estrella”, en el sentido que hay directores capaces de adaptarse a la forma de trabajo de Hollywood, pero sin someterse plenamente al sistema comercial y proporcionando a sus produciones un sello personal.

Este director propone narraciones elípticas, personajes vagabundos, antihéroes y de clase trabajadora. Sus películas recuerdan a las producciones de John Ford, tienen un estilo muy marcado. Como algunas características de su estilo podemos citar las siguientes:

-una iluminación muy realista y colores apagados,

-rodajes en exteriores,

-utilización de planos-secuencia y narrativas circulares,

-sus personajes son sencillos y mantienen una postura frente al mundo

En la película “Cazador blanco, corazón negro”, el comienzo resulta muy interesante, pues se aprecia a un personaje cabalgando y un guionista bajando de un avión. Ambas situaciones se conjugan a través de un montaje paralelo. Esta forma de presentar el montaje la emplea anteriormente en “El jinete pálido”.

“Sin perdón” se acerca al género western. El protagonista, es un pistolero retirado, conocido como atracador y quese dedica a criar cerdos, una tarea que no le resulta bastante atractiva. En este caso, el director se aleja de conceptos enrevesados. La película es elíptica, se abre y se cierra con grandes planos generales. Trabaja con una iluminación natural, una estética neblinosa, presenta grandes paisajes. La escena del interior del bar se desarrolla de una forma extremadamente lenta.

“Bandera de nuestros padres” y “Cartas desde Iwo Jima” forman un díptico. En “Bandera de nuestros padres” el lado bélico queda de lado, pues lo que le interesa a Eastwood es la vertiente psicológica. En concreto, se puede destacar un desembarco que recuerda a la película de Spielberg titulada “Salvar al soldado Ryan”.

“Mistic River” cuenta la historia de Jimmy Markum, encarnado por Sean Penn. Los temas que aquí se presentan son el abuso, el dolor de un padre y la corrupción en la investigación policial.

“Escalofrío en la noche”, aborda temas como la violencia, tanto física como psicológica. Se trata de un thriller psicológico y conjuga además el drama y la intriga con tono realista. La trama del filme gira en torno a la obsesión afectiva que sufre una mujer, Evelyn, hacia un locutor de radio llamado Dave Garver, a quien llama todas las noches para que ponga la canción “Nebulosa” en su programa. Se pueden apreciar escenas paralelas con el filme “Atracción fatal”, pues en ambas películas la mujer intenta cortarse las venas y fallece. El personaje se va a ir construyendo a sí mismo, recibiendo una influencia que lo va a afectar y va a modificar su personalidad. Se aprecia aquí una gran habilidad con la cámara, presentando planos en escenarios de penumbra en la noche, lo que generara bastante miedo.

“Deuda de sangre” se trata de un thriller que mezcla el suspense y crimen. Aquí se aprecian una serie de travellings y panorámicas con objetivos descriptivos. La iluminación es natural y casi siempre en espacios exteriores. El dinamismo y la variedad de recursos visuales dan ritmo a la película. El protagonista tiene un comportamiento intimista, minimalista y solitario. Superioridad e inferioridad presentados a través de contrapicados y picados respectivamente.

En “Million dolar baby” encontramos un drama que aborda temas como el amor, la eutanasia y el esfuerzo. Las escenas con más peso se muestran a través de planos cortos y se usa el teleobjetivo para situar a los personajes.

“Cartas desde Iwo Jima” es un filme de género bélico, con estilo dramático y un tono realista. Su tema principal es la guerra y como otros subtemas destacamos el patriotismo, la amistad, el suicidio como derrota, la aceptación de la muerte y la exaltación de los sentimientos. Se resalta lo “humano” de una guerra, da voz al enemigo y se da predominio a las emociones.

“Un mundo perfecto”se centra principalmente en las relaciones humanas, tocando el tema de los malos tratos a menores. Aquí resulta significativa la evolución psicológica de los personajes. Además podríamos identificarla como una road movie, porque los personajes realizan un viaje por carretera y se presenta esta transformación psicológica que hace al personaje conocerse mejor a sí mismo.

“El jinete pálido” es un filme de género western. Supuso una reactualización de un género que se creía agotado. Aquí el director utiliza diversos elementos narrativos combinados con detalles técnicos elegantes y sutiles. El título de este filme proviene de la Biblia, en concreto del libro del Apocalipsis. Precisamente la cita del principio es leída por uno de los personajes cuando llega al pueblo minero. El guion fue realizado por Michael Butler y Dennis Shryack. Un interesante montaje en paralelo se presenta cuando resuena el trote de los caballos.

Según un artículo de la revista Cahiers du Cinema (febrero 2009), las dos películas más fascinantes, meditativas y melancólicas que ha dado la historia del cine son “Gran Torino” de Eastwood y “El curioso caso de Benjamín Button”, de Fincher. Ambas películas establecen entre sí una dialéctica que ilumina algunas encrucijadas del cine americano de la actualidad.