Archivo de etiquetas| stephen king

Adaptación de La niebla, Stephen King

Obra adaptada y dirigida por Frank Darabont en el año 2007. Basada en “La niebla”, novela corta de Stephen King de 1983. No confundir con “The fog”, también llamada “La niebla” pero dirigida por John Carpenter en el año 1980, pero con distinto argumento.
El director cuenta con un equipo de actores principales formado por: Thomas Jane, Marcia Gay Harden, Laurie Holden, Sam Witwer, Toby Jones y Andre Braugher. Darabont empezó a rodar la película en Shreveport, Louisiana en febrero de 2007. El director modificó el final de la película para lograr más oscuridad en comparación con el final de la novela. Cambio llevado a cabo con el acuerdo del escritor.
El trasfondo principal de esta historia es que una serie de científicos y militares pretendían ver cómo es la vida en otros mundos llevando a cabo un proyecto, y para ello crean una especie de ventana, pero estas criaturas de la otra dimensión cruzan el portal e invaden la Tierra.
Entre la novela y la película se pueden apreciar algunas diferentes y similitudes. La diferencia principal tiene que ver, como se mencionó anteriormente, con el final de la película. King elaboró un final abierto para que fuese el lector quien imaginase cómo termina la historia, pero Darabont prefirió concebir un final cerrado. Además, vemos cambios en los diálogos, algunos son algo parecidos a los de la novela, otros son distintos. Los hechos del supermercado varían, el personaje David Drayton tiene una relación sexual con Amanda Dumfries en la novela, pero el director no quiso representar esta experiencia extramatrimonial.
Las similitudes están relacionadas con los protagonistas y las situaciones principales de la historia, que coinciden con la novela original de King, como es la tormenta, la ida de David al supermercado, la llegada del hombre asustado alertando de no salir, el asalto de las criaturas por la noche, la salida a la farmacia de los voluntarios… Pero las situaciones principales están mucho más desarrolladas y descritas en la novela, en la película sucede todo de forma más acelerada.
No coinciden en la película las descripciones del vestuario de algunos personajes, tampoco coinciden ciertas acciones que son realizadas por personajes distintos en la película. Además de no coincidir el orden de algunos sucesos, que se representan en la película antes o después del orden en que lo cuenta King en su novela.
La novela comienza contándonos mayores detalles de la cena, la noche de la tormenta, y demás. Sin embargo en la película no lo vemos. La película comienza con David pintando un cuadro, algo que en la novela no se menciona. Mientras David pinta, vemos un cuadro del póster de “La Cosa”, película que John Carpenter escribió y dirigió en 1982 y que comparte similitudes con esta historia.
David, su esposa Steff y su hijo Billy ven una niebla inusual por el lago, cerca de su propiedad, acompañada de una fuerte tormenta que hace que se vaya la electricidad. Al día siguiente, después de terminar con la limpieza ocasionada por la tormenta, David, su hijo y su vecino Norton acuden a un supermercado cercano. Al llegar al local, parece que se encuentran sin luz y los empleados algo cabreados porque algunos no faltaron a trabajar. Al rato, un señor llega sangrando por la nariz para avisar que hay algo peligroso en la niebla que se llevó a John Lee y recomienda que cierren la puerta y no salgan, algunos hacen caso omiso y salen corriendo del local. La señora Carmody, mujer fanáticamente religiosa, sospecha que es el Apocalipsis, el fin del mundo…, mientras otros intentan buscar respuestas lógicas al fenómeno. Durante la primera noche, David intenta conseguir una manta para Billy en el almacén, y escucha un ruido que lo inquieta. Al salir, lo cuenta a varias personas, pero lo toman a broma. Algunos intentan comprobar de donde viene el ruido, abren la puerta, pero unos tentáculos largos agarran y se llevan a Norm, un trabajador del supermercado que se ofrece voluntario para comprobar qué hay fuera. Advertidos de los peligros de fuera, David y Ollie, otro trabajador del local, tratan de convencer a Norton y a otras personas para que no salgan, pero algunos lo ignoran, deciden salir y son atrapados por la niebla. Un hombre se ofrece voluntario para salir a por una escopeta de un coche, atándose de una soga a la cintura, pero su cuerpo es llevado por uno de los monstros de la niebla quedando solo de cintura hacia abajo. Todos ayudan para tapar los ventanales de cristal de la tienda. Carmody continúa lanzando sus reflexiones respecto al fin del mundo, Dios, salvar el alma con sacrificio y sangre… En uno de esos momentos, recibe una bofetada, pero en la novela, quien se la da es un señor descrito como “de corta estatura y pulido aspecto”. A quien, Carmody le dice después: “-Venga, pégueme. Pégueme si se atreve”. Sin embargo, en la película quien le da la bofetada es la joven Amanda, a quien posteriormente Carmody le dice: “-…Y tú, puta, vuelve a pegarme, si te atreves, y te arrodillarás ante mi antes de que esto acabe”.
Esa primera noche, una serie de criaturas aparecen de la niebla. Enormes insectos logran romper el cristal y entran. En el ataque mueren varias personas y otras son heridas graves. Uno de los insectos vuela directo a la señora Carmody, pero se aleja de ella sin hacerle nada. Viendo esta prueba, empieza a ganar seguidores, ya que los clientes del mercado empiezan a creer que es la elegida. A la mañana siguiente, David junto a varios voluntarios van a salir a la farmacia, pero la señora Carmody y varios más no están de acuerdo. Carmody recibe un golpe. En la novela, lo cuenta de esta manera: “Inesperadamente, una lata de guisantes que había cruzado el aire desde dos cajas más allá, alcanzó a la Carmody en el pecho izquierdo. La anticuaria dio un tumbo hacia atrás, con un graznido de sobresalto. Amanda se adelantó hacia ella. –Calle –dijo-. Cállese buitre miserable. -¡Es la sierva del Impuro! -gritó la Carmody”. Sin embargo, en la película, vemos que quien le lanza la lata es Irene Reppler, pero en la cabeza, y le dice: “-Cállese buitre miserable-. Carmody le responde: -Vieja guarra-. Y corre hacia adelante para tirarle un objeto, pero David y otros se interponen delante. Reppler le responde: -Lapidar a la gente que nos cabrea es totalmente lícito. Lo hacen en la Biblia, ¿no?”. Al llegar a la farmacia se encuentran una situación tremendamente desgarradora. Al momento, aparecen una serie de criaturas. Se defienden como pueden, los voluntarios salen corriendo y llegan asustados al supermercado. El soldado Wayne revela que el origen de las criaturas de la niebla se debe a un proyecto que unos científicos habían llevado a cabo. Tras los gritos de Carmody para que fuese sacrificado y entregado a Dios, recibe varios cuchillazos en el estómago. Más tarde, la señora insiste en que Billy y Amanda también deben ser sacrificados. Pero recibe unos balazos de Ollie.
Algunos del grupo se deciden a salir del supermercado para descubrir lo que hay fuera. Algunos son asesinados en el escape, pero Amanda, David, Billy, Dan e Irene logran salvarse al subir al coche. David conduce a través de la niebla, pasa por su casa y ve que su esposa también fue víctima. Destrozado, sigue conduciendo y ve que sale de la neblina una criatura gigante con tentáculos y varias piernas. El pequeño Billy va dormido y los cuatro adultos se rinden ante su fatal destino. En silencio anuncian que ya no pueden continuar para lograr estar a salvo. Con cuatro balas en la pistola y cinco personas en el coche, David dispara a todos para salvarlos de morir a manos de los monstruos. Sale a entregarse a esta criatura, pero descubre un tanque con sobrevivientes y militares intentando matar a estos extraños seres.
Esta obra trata sobre la desintegración de la sociedad en un marco sobrenatural de pánico colectivo. La película se concibió como un thriller psicológico, con entornos claustrofóbicos y un terror basado en efectos visuales, fenómenos naturales y extrañas criaturas que salen de una gran nube blanca con forma de niebla. Tras la catástrofe ocasionada por esta serie de monstruos, destaca la separación del grupo. Por un lado los que apelan a la razón, que intentan ayudarse. Y por otro, los fanáticos que apoyan a la religiosa, dejándose llevar por sus reflexiones apocalípticas y bíblicas ante la situación.

Darabont intenta reflejar cómo la religión se apodera y se nutre de personas desesperadas y exiliadas de la razón, que necesitan creer en algo sobrenatural para buscar respuestas y culpables ante la situación y el miedo que los acecha. El fanatismo religioso se apodera de este microcosmos social, adueñándose del alma y la voluntad de los más débiles. Consiguiendo que personas que por un momento se apoyaban entre sí, se odien hasta el punto de querer destruirse entre ellos, incitados por una voz que les dice lo que deben hacer y pensar para salvar sus almas de la ira de Dios.
En rasgos generales, esta película nos muestra un planteamiento basado en un grupo de personas que no pueden salir de un lugar por una serie de circunstancias, enloquecen de alguna manera, incitando al resto del grupo a actitudes agresivas. Este planteamiento lo tenemos también en otras historias como El resplandor de Stanley Kubrick o El ángel exterminador de Luis Buñuel.
Os adjunto un vídeo con el final de la película.

El resplandor, Stanley Kubrick, 1980

A fecha de hoy,  26/11/2015, tras unos nuevos descubrimientos después de releer los detalles de esta película, actualizo la información para incorporar nuevos datos, algunos los he descubierto en algunas webs, pero se recogen, igualmente, en este documental que lleva por título Habitación 237, dirigido por Rodney Ascher, esclaredor de muchos de los detalles importantes de la película y que no dejan pasar la oportunidad de descubrir un poco más la mente de este gran director que es (fue) Stanley Kubrick, aunque excesivamente metódico, minucioso,

 

_______________________________________________

A partir de aquí abajo, forma parte de comentarios anteriores, de las primeras visualizaciones de la película.

Película dirigida por Stanley Kubrick,  basada en la novela homónima de Stephen King.

En un principio la familia está de acuerdo con la mudanza al hotel, para cuidarlo mientras los trabajadores no se encuentran, por lo que ante la soledad, Jack puede redactar su libro con total concentración, piensan que el lugar será muy bonito, pero todo va cambiando con el paso de las semanas y los meses debido a la actitud de Jack, su aislamiento ante la imposibilidad de salir del lugar, como consecuencia de la nieve, que bloquea el acceso, y debido a lo que unos inquietantes trastornos en su mente varían su personalidad, provocan en él el uso de la violencia extrema hacia su alrededor. Comienza a notarse insomnio provocado por sus propios fantasmas interiores que no lo dejan tranquilizarse, ni relajarse mientras trabaja escribiendo su libro. Detrás de la línea dramática principal, vemos otra serie de representaciones simbólicas, indicios subliminales, crítica socio histórica e indagaciones de índole psicológica en torno a la naturaleza del ser humano y del mal.

Wendy es una mujer vulnerable y débil ante su marido, en este sentido, Kubrick nos resalta el machismo como una de las manifestaciones de las relaciones de poder amo-criado. En algunas ocasiones, para poder verla realmente aterrada o humillada, comentan algunas fuentes que el director la humilló en público delante de los compañeros de la película. Se dice que la escena en la que la vemos retroceder las escaleras con el bate de béisbol ante el ataque de su marido, ha sido una de las secuencias que ha exigido más tomas a un director.  A Dany lo podemos ver como un niño sensible, con percepción extrasensorial, quizás un sexto sentido que le manifiesta muchas cosas que ocurrieron o van a ocurrir, llegando a sentir pánico ante la actitud de su padre, por las premoniciones que va teniendo y sucediéndose en su mente.  Jack es un hombre que sufre una serie de cambios en su personalidad debido a la incomunicación, el alcohol, el aislamiento, conversaciones que tiene con supuestas personas del hotel, que tal vez solo existan en su mente.

En las primeras escenas, vemos el niño frente al espejo, hablando con su dedo como amigo imaginario, pensamos que él mismo se pregunta y se contesta que quiere ir al lugar pero de pronto comienza a tener una sensación extraña, unas alucinaciones, una serie de imágenes que le rondan a la cabeza, digamos que pálpitos. Posteriormente vamos descubriendo que el niño tiene como un poder mental, presiente muchas cosas que han pasado en ese lugar, unas sensaciones extrasensoriales horripilantes del hotel, como  dice al cocinero afro-americano con quien mantiene una conversación: “un amigo que vive dentro de mí me dice muchas cosas que no puedo contar a nadie”.  Dick explica a Danny que él y su abuela compartían esta habilidad telepática, a la que él denomina “el resplandor”. El niño pregunta si hay algo de lo que deba temer en el hotel, especialmente sobre la habitación 237 y el señor le confiesa que el hotel en sí tiene resplandor y guarda muchas historias, aunque no todas son buenas, pero bajo ningún concepto debe entrar en esa habitación. A lo que no hará caso, entrará y se llevará una sorpresa nada agradable, saldrá con una serie de heridas y un poco traumatizado ante lo que sus ojos observan en ese cuarto, en el que, quizás, habita unos fantasmas o los fantasmas se produzcan en su mente, pero no es nada normal, ya que si realmente fueran personas se harían notar en el resto del hotel, no solo en el interior de esa habitación. Luego, Jack acude a la habitación 237, en la que, supuestamente, una mujer ha hecho daño a su hijo y se encuentra a una joven a la que besa, que sufrirá una metamorfosis y se convierte en una anciana decrépita, aunque más tarde se lo niega a su esposa y expresa que no ha visto nada.

Podemos ir percibiendo que Jack va perdiendo los nervios durante una serie de situaciones hasta hace poco, se sucedían de forma normal, pero comienza a pronunciar palabras inquietantes, quedando su esposa anonadada y totalmente en estado de pavor, junto a su hijo. Los ojos del marido nos perturban cuando se para a mirar algo fijamente y la música nos acentúa el momento, no sabemos lo que está pensando, nos llena de miedo y angustia nuestro desconocimiento de aquéllo que se acentúa con la música y pasa por su mente. Su risa irónica y sus miradas penetrantes con esos ojos, nos atemorizan.  La esposa se encuentra incapaz de salir de ese lugar debido a las características de su emplazamiento, y a que el marido se ha encargado de romper toda comunicación con el exterior, como la radio y el teléfono.

Los diferentes paseos del niño en el triciclo por los pasillos del hotel nos van angustiando cada vez más. La imagen de las gemelas asesinadas que vemos cuando el niño se para delante de la habitación 237, nos sobresalta un poco. Imagen que se repite en más de una ocasión, pero posteriormente le hablan, quizás su mente las percibe asesinadas en el pasillo rodeadas de sangre junto a un hacha durante unos segundos, además, las palabras de las niñas nos ponen la piel de gallina. En otro momento, apreciamos al niño tumbado en la cama, que se le aparecen en la mente la palabra “murder”,  “asesinato”, y enseguida ve en su mente una riada de sangre que se introduce a lo largo del pasillo, reaccionando en forma de grito.

Vemos una secuencia, en la que el señor que habló con el niño en un principio, tiene una extraña sensación mientras ve la televisión, y en el siguiente fotograma apreciamos al niño asustado y temblando, que se puede tratar que, de forma inconsciente, esté manteniendo una conexión con el señor afroamericano, solicitando su ayuda, tal como le comentó anteriormente, en forma de “resplandor”. Este señor llama al hotel y el teléfono no se encuentra disponible y consigue llamar a la policía para que se ponga en contacto con el hotel por radio, pero al estar averiada la radio, es imposible, por lo que emprende un viaje hasta llegar al lugar donde presiente que algo malo está ocurriendo.

La espeluznante conversación del camarero con Jack en el baño pone la piel de gallina, empiezan a tener importancia en la agresividad física que comenzará a tener con su hijo y su esposa.  El camarero menciona la figura del cocinero afro-americano, denominándole despectivamente “un negro”, con quien Dany guarda esa telepatía, y hacia el que el camarero, con sus opiniones  se refiere para hacer crecer más el odio en Jack, para que según él “de su merecido a Wendy y Dany”, quienes, a su juicio, no quieren que progrese en su trabajo. Por tanto, el esposo comienza a ver a su esposa y su hijo como unos enemigos, que se interponen en el camino de su éxito como escritor.

Tras golpear Wendy a Jack con un bate de béisbol, lo encierra en una habitación para que no salga, pero se da cuenta que tanto el coche como la radio no funcionan.  El camarero con el que habló en el baño, ahora lo reta a que de su merecido a su esposa y su hijo, pero en ningún momento lo vemos, está fuera de campo y al no verlo en ningún momento durante la conversación, nos podría dar la sensación que se trata del recuerdo de lo que se produjo en aquel baño.

Mientras la madre duerme, el niño coge el cuchillo y un pintalabios, con el que pinta en la puerta “redrum”, al revés “murder”, asesinato. En ese momento la madre se despierta, oyen los hachazos que está dando el padre en la puerta, coge el niño y se encierran en el baño. El padre se comporta presenta las características propias de un neurótico, quizás, psicópata con mirada de asesino que nos refuerza la sensación de angustia, inquietud, ansiedad e impaciencia, con ansias de que el final nos rebele cómo terminará todo.

El señor, tras muchos esfuerzos en la carretera, consigue llegar al hotel, y Jack, con un hachazo, le arrebata la vida sin más dilación.  La madre sube las escaleras y las sombras, mientras, nos perturban, al mismo tiempo que los sonidos nos inquietan. En una de las habitaciones ve a un señor tumbado en la cama junto a otra persona con un disfraz, una escena algo surrealista, quizás onírica. Perturbada, desesperada, corre por los pasillos, pero de pronto, se queda aturdida al ver el río de sangre que sale por unas puertas. Mientras tanto, el niño sale de la casa  y el padre va tras de él, con un hacha en la mano. Se adentran en el laberinto de arbustos, abarrotado de nieve, y el padre sigue las huellas, pero Dany consigue despistarlo.

Los diferentes planos subjetivos de los distintos momentos a lo largo de historia, nos introducen en la mente de Jack, cómo va percibiendo las cosas en función de lo que las voces y presencias, le van manifestando, variando su conducta. El penetrante blanco de sus ojos nos va reforzando esa sensación de perturbación y pánico, no consigue salir del nevado laberinto, pero la imagen final nos deja consternados, una imagen indescriptible que nos deja sin palabras, mejor verla, porque provoca unas sensaciones imposibles de calificar.

Desde el principio hasta el final vemos una serie de movimientos de cámara, tanto panorámicas por los paisajes a través de los cuales conduce el coche, filmado mediante tomas aéreas, además de movimientos de travellings hacia adelante por los pasillos o los recorridos por el laberinto hacia adelante, hacia atrás…, que nos van inquietando y nos va despertando el nerviosismo propio de un thriller psicológico.  La iluminación y los colores de las habitaciones, los pasillos, nos refuerza más la sensación de excitación, por los colores llamativos de las alfombras, frialdad, debido a la nieve.

Es preciso destacar también, la presencia de imágenes, fantasmas, que no sabemos si están en la mente del niño o se trata de fantasmas que rondan por el lugar y quizás emanen de la espiral de violencia y terror que radican en el lugar, como consecuencia de un posible asesinato en masa, que se vuelve a repetir entre estos nuevos inquilinos del hotel, debido a su emplazamiento alejado, aislado, con influencia maléfica, del que resulta imposible huir.

Nos provoca sensación perturbadora el momento en que el camarero expresa: “yo no he sido vigilante aquí nunca, ha sido usted de toda la vida, yo a mis hijas y mi esposa les di su merecido porque no me dejaban hacer mi trabajo”. Lo que nos hace reflexionar y desconocer en qué época ha transcurrido la historia, si el protagonista estuvo antes en el lugar, el por qué de esas fotografías si en el hotel no ha estado nadie desde que se fueron los empleados y lo dejaron a él a cargo (se dice, que el director confesó, que el de la fotografía no es Jack sino de su antepasado), el por qué de la fiesta con toda esa gente en el salón del comedor si no había nadie en el hotel, el por qué de la pareja que se encuentra en la habitación, uno de ellos disfrazado, el por qué si, realmente el camarero de la barra era testigo de tanta violencia de Jack con su familia no hacía nada por impedirlo, ¿existía realmente o era un fantasma de su mente?

Apreciamos esas dualidades en los personajes, el Jack pacífico al principio y el Jack neurótico del final; esa Wendy sumisa y frágil al principio y fuerte, capaz de dar un cuchillazo a su marido cuando intenta entrar al baño dando hachazos; el Dany sensible del principio que piensa que dentro de él tiene a alguien que le habla, y el Dany del final que ve en su mente los más horripilantes de los sucesos habidos y por haber, pero que consigue escapar de su padre, adentrándolo en el laberinto; el camarero que lo acompaña al baño tan amablemente pero que resulta ser quien asesinó a sus niñas en el hotel, las diferentes mujeres que se encuentran en la habitación 237…

Tras la línea argumental principal, son muchas las cuestiones que nos vamos planteando por las representaciones simbólicas que contiene. Hasta aquí en cuanto a lo que he examinado años atrás, pero retomando de nuevo la película, podemos continuar explicando estos simbolismos en múltiples detalles como el jersey de Dany, que indica “Apollo 11, USA”, con un cohete, que recuerda a la misión de la NASA, para lograr que el ser humano pisara la luna, cuya trama podemos apreciar en la película que rodó Kubrick en 1968 “2001: Odisea en el espacio”. La imagen de las gemelas está inspiradas en una fotografía de 1967, titulada “Gemelas idénticas”, de Diane Arbus, fotógrafa y amiga de Kubrick. Una camiseta de Jack lleva escrito “NOTGNIVOTS”, que al revés es Stovington, el nombre de una escuela de prestigio que aparece en la novela de Stephen King en la que se basa esta película. En una ocasión, Jack menciona que no puede dormir porque tiene insomnio, según algunas fuentes, Stephen King llegó a padecerlo. Además, siempre que Jack conversa o trata con un fantasma, aparece un espejo en el que se refleja. Cuando la señora está tras la cortina de la bañera, puede tratarse de una referencia a la película de Hitchcock “Psicosis”. Al mismo tiempo que “redrum” es asesinato al revés “murder”, que pronuncia varias veces y pareciera que dice “red room”, “habitación roja”, esto es, el cuarto de baño rojo. Durante otro momento, vemos que la esposa se acerca a Jack, mientras está escribiendo, para comentarle que el hombre del tiempo ha pronosticado nieve esa noche y él pregunta “¿y qué se supone que debo hacer yo? Palabras un poco distantes, pero lejos de centrar nuestra atención en las mismas, podemos fijarnos en el detalle de la silla que se encuentra pegada a la pared, que aparece y desaparece por instantes, en los cuales se lleva a cabo la conversación, mediante un plano contraplano. Podríamos pensar que se trataría de un fallo de raccord, si no conociéramos la perfección con la que trabaja Kubrick, que, lejos de ser un error, lo podría haber hecho para que el espectador percatase que una presencia se encuentra entre ellos y coloca este elemento.

Finalmente, el director hizo repetir las tomas de algunas escenas en más de 100 ocasiones, como cuando Jack asoma la cabeza por la puerta del baño, entre otras, quedando los actores cansados y, además,  se dice que la actriz principal necesitó ayuda por una crisis nerviosa tras el rodaje.

Inclusive, Kubrick realizó dos versiones de la película, una con una duración de 140 minutos original y otra de 119 minutos, a Europa llegó una versión para televisión con una duración de 114 minutos y a Japón con una duración de unos 154 minutos.  La Warner Brothers tuvo problemas para estrenar en algunos países, como el caso de Corea del Sur, donde está prohibida, además en Australia, Argentina, Finlandia, Italia, Noruega, Suecia, Holanda, Alemania censuraron algunas escenas y en Gran Bretaña fue clasificada como X hasta 1986, después cortaron algunas escenas.

El final de la película dio lugar a múltiples interpretaciones, aunque el director nunca refutó ni admitió ninguna como la “correcta”.

Bibliografía:

www.filmaffinity.com

http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1068.html/

www.fotogramas.es