Archivo | septiembre 2015

Sonata de otoño (Ingmar Bergman, 1978)

Ante la inminente llegada del otoño en los próximos días, me ha venido a la mente la película sueca Sonata de otoño, dirigida por Ingman Bergman, una historia que nos hace reflexionar acerca de las relaciones de amor-odio entre una madre y una hija, a la que abandonó para dedicarse a su carrera profesional como pianista.

Aunque la película se encuentra en Youtube completa, adjunto algunos fragmentos que me han parecido interesantes, en las que la frialdad de ambas se hace evidente. En el primer caso, además, apreciamos que las miradas no son correspondidas, la madre, incluso, se oculta los ojos ante la incapacidad de no dar la cara a una, posiblemente, verdadera realidad, planteando reflexiones como:

-La infelicidad de la madre será la infelicidad de la hija.

-¿es la infelicidad de la hija el triunfo de la madre?, ¿es mi dolor tu placer secreto?

 

 

 

Reitero las palabras del personaje:

-¿es la infelicidad de la hija el triunfo de la madre?, ¿es mi dolor tu placer secreto?

Heterofobia

Investigando un poco por youtube he encontrado un cortometraje titulado “El amor es todo lo que necesitas”, para reflexionar sobre aquello que la sociedad y sectores conservadores tienen asumido como “normal” en las relaciones de pareja.  “Normal” porque es lo tradicional, la costumbre, pero no quiere decir que otras preferencias sexuales no sean válidas o merezcan ser insultadas/vejadas por la sociedad.

En este caso, sucede al contrario, es decir, nos muestra una sociedad que cree “normal” la homosexualidad: las chicas deban estar con las chicas y los chicos con los chicos, infundándoles la idea de ser pecado o arder en el infierno si el amor surge de parejas entre distintos sexo. Mientras que una niña, a su corta edad, no lo siente así, y por ello, se la discrimina, se la humilla, se le desea la muerte, se la encasilla como la “marimacha” o la “hetero”, de forma despectiva. Viéndose sometida al acoso escolar, pero ya no por parte de los compañeros, sino de los propios maestros, la familia, que cree como solución un traslado, negándose a que su hija sea la diferente, como los nuevos vecinos, cuya calle pretenden evitar por considerarlo un insulto.

Sin más, adjunto el vídeo del que se puede reflexionar ¿cómo nos sentiríamos, si lo que tenemos asimilado como “normal” fuera al revés ylos heterosexuales fueran los “raros”?

Las perspectivas de Stanley Kubrick

He comentado en alguna entrada anterior la forma de trabajar  tan perfeccionista de Stanley Kubrick, pero para ahondar un poco en algún aspecto visual concreto, en este nuevo post voy a adjuntar unos vídeos con los que reflexionar sobre las perfectas perspectivas en los espacios que presenta en sus películas, en las que marca un centro de interés al final de pasillos, espacios exteriores abiertos, en los que los individuos se colocan a ambos lados de la imagen o simplemente a un lado, dejando el centro en la parte del fondo del espacio, consiguiendo grandes profundidades de campo, acompañada de esos colores estridentes que excitan la mente, provocan ese miedo, desasosiego, ante el cúmulo de ocultaciones, incluso terror psicológico en algunas escenas. Un cine, qué duda cabe, que no deja pasar desapercibido, puede gustar u odiarse, pero no provocar indiferencia ante los elementos que aparecen en sus fotogramas, totalmente abiertos a todas las interpretaciones posibles y libres del espectador.  Más abajo comparto algunos fragmentos de su película.