Archivo de etiquetas| Navidad

Navidad 2017

Hola amig@s, cumpliendo con el refrán “es de bien nacido ser agradecido” como un año más, dedico un post para desearos unas felices fiestas a todos aquellos que me leéis, desde diferentes puntos geográficos, así como un feliz año nuevo y agradecer a mis lectores, por sus visitas, por sus comentarios y por sus likes.

No puedo dejar de comentar que este blog no nació con la intención de copiar el formato de otros blogs: pegar el argumento del film que comento, sino aportar una visión personal de cada uno de ellos, fijarme en detalles que puedan pasar desapercibidos para los espectadores convencionales y aportar un poco de reflexión y análisis, según la literatura científica que exista al respecto. Este año ha sido bastante duro para mí, eso se ha traducido en un menor número de post, pero aún así agradezco a aquellas personas que buscan en este blog cuestiones relacionadas con las películas que estudio y acuden a entradas de años anteriores. Habréis podido apreciar un cambio en mi formato de análisis, pues al principio se trataba de un simple comentario, que a la par de mi formación académica y maduración investigadora, trataba de fijarse y analizar en la medida de lo posible, en estos detalles, tomando una metodología de análisis propia enfocada en el interpretativismo y el estudio cualitativo. Espero que os haya sido de utilidad y haya aportado algo positivo a vuestras inquietudes personales, académicas y/o reflexivas.

Además he podido comprobar que mi blog es utilizado como ejemplo y recurso educativo en blogs de institutos que ofertan la formación profesional reglada de imagen y sonido, realización… Este ha sido uno de los objetivos principales, pues una de mis intenciones es que mi investigación promueve la alfabetización audiovisual y el uso del cine como recurso educativo en las aulas. Aunque resulta una disyuntiva que, aunque tengo conocimientos de recursos educativos y mi material es usado en centros, el sistema educativo español no permite que pueda ejercer la docencia como personal laboral en centros de formación profesional que ofertan estas enseñanzas de imagen y sonido, pues no tengo el Máster de Profesorado de FP, que a su vez exige el B1 de Inglés para entrar, a pesar de ser Doctora en Comunicación, con tesis titulada “La representación de los menores de edad en los filmes que recrean el contexto de la dictadura franquista. Estudio de la producción española en la etapa democrática (1978-2015)”, que gira en en torno al cine español, la memoria histórica y la alfabetización audiovisual. Avalada por 6 contribuciones científicas (la 6ª saldrá a la luz este mes, antes de que acabe este año) y 3 congresos internacionales. Y que en última instancia presenta una serie de unidades didácticas para aplicar los filmes estudiados en la educación (primaria, secundaria, bachillerato, fp, formación no reglada, educación social…). Pero, señores, así es este sistema, luego cualquier otro individuo no realiza recursos educativos en este sentido porque conlleva excesivo trabajo, muchas lecturas de análisis fílmico, semiótica, cine… pero tiene su papel que acredita tener formación pedagógica, puede ejercer la docencia en formación profesional. Ojo que no critico a las personas que lo hacen, que merecen todo mi respeto (aunque hay quienes se aprovechan del trabajo ajeno, no dan ni las gracias), sino al sistema, que no permite que un Doctor, (después de 8 años de estudio y los 10 meses de trámites burocráticos que conlleva) máximo grado académico en la Educación, pueda ejercer en una formación profesional. Mientras que otra persona que hace FP de Madera y formación pedagógica de unos meses, sí pueda ejercer la docencia en este nivel de enseñanza.

Este año ha sido bastante duro para mí (días sin dormir, durmiendo mal, varias contracturas cervicales, otros problemillas de salud, un portátil desastroso que se bloquea y me ha hecho repetir partes de mi tesis doctoral en 3-4 ocasiones, falta de autoconfianza, nerviosismo, malestar general, meses de espera, de preocupación, intentos de perfección, los nervios me recorrían todo el cuerpo a todas horas y solo sabía llorar 2-3 veces al día, todo lo que comía me sentaba mal…) y doy las gracias a quienes habéis estado apoyándome de alguna manera, mi familia, mis directores de tesis, mis amigos, compañeros…he aprendido un poco con cada uno de vosotros.

Aunque algunos no hayáis parado de echar tierra en el camino, de infravalorar el trabajo que estaba haciendo, de agobiarme preguntando cuándo iba a trabajar de una vez, en el fondo comprendo vuestro desconocimiento… Pero os invito a hacer una tesis doctoral de cine durante 3 años, que aprendáis en el camino. Ojo, pero bajo estas condiciones (que no te dicen al principio, las descubrís al final, aunque yo os la digo de antemano): sin recibir un duro para comprar el material, sin derecho a nada (pero la sociedad sí tendrá derecho a leer vuestros trabajos, vuestros artículos de investigación y los alumnos FPU sí recibirán dinero, sí cotizarán durante esos años por haber obtenido milésimas más en la nota de titulación de Licenciatura/Grado y les pagarán los Congresos de investigación a los que debéis de acudir y las estancias predoctorales; tendréis las mismas obligaciones, pero no los mismos derechos que los FPU), que la hagáis con un portátil basurilla, con una dedicación de 10 horas al día, sin vacaciones, sin días libres y dependiendo de autobuses para llevar y traer bibliografía de la Universidad. A la par de realizar cursos de formación para aprender un poco de investigación.

Y después de que parte de la familia os machaque psicológicamente, la burocracia de la Universidad os maree y se ría de vosotros en vuestra cara, os tome el pelo, me comentáis qué ánimo y qué fuerza os queda para buscar trabajo: (ante cualquier error burocrático: la culpa es tuya; si no podéis trabajar para dedicar al doctorado: la culpa es tuya: por hacer la tesis). Así pues, si de verdad os corre por las venas la investigación, la capacidad de interrogar, el afán por conocer, saber, explorar, indagar, y queréis aprender de este camino, adelante, os recomiendo llevarla a cabo. Si no lo sentís, y solo pretendéis obtener el mero grado académico de doctor, no os lo recomiendo, porque se lleva parte de la salud y si no tenéis recursos económicos para sobrevivir mientras, este largo camino será un sufrimiento, porque la sociedad hará que lleguéis a sentiros mal con vosotros mismos (para acceder a pdi laboral en la universidad pedirán todo tipo de requisitos imposibles de conseguir y os sentiréis culpable). Si volviese atrás, personalmente la volvería a hacer, por el intenso aprendizaje, el ánimo de mis directores, las publicaciones científicas, la búsqueda de soluciones a los problemas, el intento de perfección, la rigurosidad, la meticulosisdad, la observación, la reflexión, la maduración, el análisis… Pero en lo emocional: os costará recuperar la confianza en vosotros mismos, la autoestima…habréis hecho un trabajo útil para la sociedad, pero no valorado por la misma a la hora de acceder a un contrato laboral (precariedad, contratos basura…).Lo intelectual y la cultura no se valora económicamente en este país. La educación sufre recortes constantes.

Y es en este punto por el cual se debe continuar luchando: por demostrar a la sociedad las capacidades de un doctor/a y sentirse orgullo por ello, porque no cualquier persona tiene estas capacidades.

Sin más, un saludo amig@s, deseo que el próximo año os ayude a dar un pasito más para alcanzar vuestros sueños y aprender en el camino de la lucha para conseguirlos.

Abierta a vuestros comentarios y/o propuestas constructivas.

 

 

 

Navidad 2015

 

A un día de comenzar la fecha especial de Navidad, no me queda más que compartir mis mejores deseos con mis amigos y lectores que me siguen, pero en esta ocasión me gustaría hacerlo dedicando este vídeo, que muestra una realidad social evidente en nuestro país y que demuestra la frialdad de las clases sociales de arriba respecto a las personas que pasan penas, miseria, hambre, dolor, confusión…, que no reciben más que desprecio y humillaciones tanto de los políticos como de la propia sociedad, y que, que quizás no tienen nada que ver con ellos, los poderosos, que se bañan en joyas, dinero, y viven en su mundo de lujos y refinamiento, pero que está ahí, y es evidente. Al igual de evidente que resulta ser que quien menos tiene, es quien menos necesita, como apreciamos en este vídeo, ya que la mujer entrega una de las barras de pan que le han dado, porque realmente no le hace falta más que una, y para que se le quede duro al día siguiente, consiente a regalarlo a otra persona que se encuentra en su misma situación.

Por ello, unas imágenes que nos hacen pensar en la hipocresia de nuestra sociedad, así como de la ausencia de empatía de quien más tiene, pero también nos hace reflexionar de que entre nosotros que hay personas que tienen corazón, que les toca la madera del pecho para empatizar e intentar ayudar a quien tiene en frente, y así sentirse un poco mejor regalando un gesto de humanidad, una sonrisa, o un abrazo o bien un beso…, detalles que llegan al corazón para quedarse y mover sentimientos, no para terminarse, como un perfume de marca que se evapora o una prenda de lujo, que pasa de moda.

Sin más, la magia de la navidad es que nos hace reflexionar sobre lo que hemos luchado, lo que hemos ganado y nos da fuerza para avanzar en aquello que queremos conseguir, porque si la vida te da mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una para sonreir.